La atencion que debemos prestar a la correa de distribución

Tener un coche es como tener entre las manos un cargo más, quien dispone de un vehículo sabe que debe estar pendiente de él en todos los aspectos. Si lo que se busca es que el funcionamiento del vehículo sea al cien por cien, no queda otra que hacer uso de talleres coche para así asegurarse de que cada una de sus piezas se encuentra en perfecto estado de funcionamiento, de no ser así nos enfrentamos a lo que puede ser una avería muy grande, de esas que da miedo tan solo pensar. Y es que hay averías que en un momento dado pueden dejarnos sin coche, el mal cuidado y el bajo mantenimiento puede llevarlo a ser el cliente de un desguace mucho antes de lo que se imagina, por ello es importante que todo dueño de un vehículo tenga en cuenta las diferentes averías a las que se puede enfrentar para así poder ponerle remedio cuanto antes.

La correa de distribución, se encarga de que se mantenga la sincronización adecuada entre el cigüeñal y el motor, si la correa falla debemos tener claro que el motor se detendrá de inmediato, y no debemos intentar arrancarlo, ya que los daños mecánicos pueden ser mayores de lo que nos imaginamos. La correa de distribución hay que cambiarla cuando se han recorrido una serie de kilómetros, en un taller nos dicen a la perfección cuando ha llegado la hora de cambiar kit de distribucion son ellos los que saben el tiempo que nos puede durar o si ha llegado la hora de cambiarla, desde luego no es algo que debamos dejar en el olvido, ya que se trata de un cambio mucho más importante de lo que nos imaginamos. Ante una situación como esta debemos olvidarnos de mover el coche ya que podemos agravar la situación, el motor va a dar fallo enseguida, por lo que no va a funcionar hasta que la correa se haya cambiado por completo.

Por ello si estas en una situación así o piensas que la debes cambiar en los próximos días, mi consejo es que no des lugar a que se acabe de romper, ya que será mucho peor para tu bolsillo, así que pide presupuesto y cámbiala cuanto antes, no dejando que se vuelva a repetir la misma situación.